miércoles, 13 de octubre de 2010

ALIMENTACIÓN DE LA MUJER LACTANDO.

La lactancia es propia de animales mamíferos y se basa en la capacidad de la madre para proporcionar el alimento ideal para sus hijos. En cuanto a energía se refiere es la manera más eficiente de proporcionar las necesidades requeridas por el lactante.

       Una nutrición apropiada es importante para una madre que lacta. Su alimentación debe cumplir tres finalidades:

1. Restaurar reservas alimenticias después del embarazo y del parto.

2. Proveer suficiente energía para la lactancia al pecho y para el desarrollo del nuevo niño.

3. Proporcionar energía adicional a la madre para realizar sus actividades físicas.

       La madre debe comer una dieta variada y balanceada. No es necesario realizar una, excesiva alimentación rica en nutrientes, pues la alimentación tiene tan solo escasas repercusiones en la producción y la calidad de la leche. De hecho, el contenido de la leche humana varía muy poco entre distintas madres, aunque reciban dietas muy diferentes.

Desde el punto de vista nutricional el periodo de lactancia es aún más exigente que las necesidades durante el embarazo, debido al esfuerzo metabólico que supone la producción diaria de leche materna.

La mujer que lacta requiere por lo general más de energía que la que no lo hace, aunque las necesidades pueden variar según el metabolismo y actividad física de cada mujer.
Una dieta adecuada proporcionará al bebé los nutrientes necesarios para su desarrollo y evitará que la salud de la madre se vea afectada a corto o largo plazo.


           

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada